En esta sección

  • Fluir y fluir

    ¿Por qué y para qué ser asertivos?

    Muchos de nosotros no podemos satisfacer nuestras necesidades, porque decimos "sí", cuando deberíamos decir "no". Glasser.

  • Colaboración

    Sedac

    Cada año, en la última semanade noviembre, tiene lugar un acontecimiento eclesial que pasa inadvertido.

  • Territorio económico

    El Estado en crisis

    Falta de planificación o presión para el Congreso.

  • Colaboración

    Ser igual con todos (Parte I)

    Es un alto grado de virtud tener la capacidad de ser parejo con todos, sin importar su condición económica, origen étnico, nivel cultural o estatus

  • Raíces

    Circular edificios históricos

    Debemos discutir seriamente sobre esta propuesta en Quetzaltenango.

  • Punto por punto

    ¡María Paz, liderazgo democrático!

    Este liderazgo femenino seguramente está interesado en escuchar todos los puntos de vista y tomar la mejor decisión para el Cunoc.

  • Eduquémonos

    El estímulo al magisterio nacional

    El magisterio necesita nuevos aires para renovarse.

Fluir y fluir

Las dimensiones del trabajo

Por Laura Ronquillo · Viernes 3 de mayo 2013

Al analizar la filosofía del trabajo se percibe una múltiple dimensión, cósmica, social y personal, lo mismo que una dimensión objetiva y subjetiva.

¡Bendito sea el trabajo por sus beneficios y su múltiple dimensión: cósmica, social, personal, objetiva y subjetiva!

Desde la perspectiva de la dimensión cósmica, se deduce que el trabajo transforma el mundo. Trabajar es completar el mundo, hacer que tenga más sentido, hacer que los seres tengan identidad propia. Monseñor Raffaello Martinelli, teólogo y pedagogo, afirma que el trabajo, por su dimensión cósmica, es fuente de enriquecimiento y de transformación de la creación. Mediante el trabajo el hombre gobierna con Dios el mundo, junto a Él, que es su Señor, y hace cosas buenas para sí y para los demás, valorizando los recursos naturales. Del análisis del trabajo, en el contexto de la dimensión social, resultan las siguientes consideraciones: la persona que trabaja no sufre soledad, se relaciona con otros. Cobra valor ante los demás por su esfuerzo, por lo que produce, por sus servicios, agrega valor al grupo. En el trabajo se produce sinergia, se unen esfuerzos, se logra eficiencia, intercambio de fortalezas, de valores morales, tales como la cooperación, solidaridad, generosidad, amistad, compromiso y otros. También coincido con lo que expresa Víctor M. Arjona Barbosa: el trabajo es puente y vínculo de las generaciones, en una dimensión social que trasciende lo meramente transitorio y circunstancial de aquí y del ahora. Algunos autores han hecho un análisis del trabajo decente y expresan puntos de vista filosóficos y espirituales. Se han referido a la dimensión personal del trabajo, aseguran que el trabajo realiza a la persona. Tiene como base los derechos humanos, sobre todo con mecanismos de organización y participación. Se puntualiza que el trabajo tiene también un valor pedagógico, creativo y meritorio, que aumenta la dignidad de la persona, porque le permite cumplir con una misión en la vida, que le ha sido encomendada al hombre. ¡Bendito sea el trabajo!

Comentario(s)

elQUETZALTECO se reserva el derecho a publicar o aprobar cualquier comentario que contenga lenguaje soez, vulgar, discriminativo, racista y/o que no esté dentro de los lineamientos de conducta y lenguaje adecuados. Cualquier usuario tiene derecho a expresar libremente su opinión con respecto al tema de cada artículo, los comentarios con críticas y/o en desacuerdo con lo planteado en ellos no serán borrados siempre y cuando se hagan de forma respetuosa y dentro de lo estabecido por estas normas.

Además puedes leer

Otras noticias en esta sección

OFITO

Aguinaldo

Lo último

Encuesta

¿Su familia se beneficiará con el paquete que concederá estatus legal a inmigrantes anunciado por el presidente Barack Obama?

Destacamos

Jueves de postres

Flan de té verde

Flan de  té verde

Opinión

Multimedia

Foto del día

Navidad acuática

Navidad acuática

Jueves 27 de noviembre de 2014 | AFP

Trabajador del acuario de Sol en Tokio viste un traje de Santa Claus mientras alimenta a los peces en un tanque. El personal vestirá de esta manera durante las fiestas de fin de año.

Fotorreportajes y video

Edición impresa

elQUETZALTECO 3053