Opiniones
RESISTENCIA Y SUMISIÓN

Encíclica sobre "La luz de la fe"

Por José María Ferrero, S.J. - Jueves 18 de julio 2013

La fe no es intransigente, sino que cree en la convivencia y respeto del otro, aun cuando no sean creyentes.

Ya tenemos en nuestras manos la primera encíclica del Papa Francisco, aunque en esta oportunidad es obra de dos Papas, pues Benedicto XVI la inició hace tiempo. Por primera vez en la historia de la Iglesia se nos ofrece el pensar y sentir de dos Papas vivos, que en comunión perfecta nos presentan una visión moderna de un tema tan polémico y actual como es la fe religiosa, y en concreto la cristiana.

Una característica que rompe con la tradición de siglos es mencionar autores laicos que desde su perspectiva “no religiosa” dan un plus universal a la reflexión humanista y comprometedora del texto. Entre otros autores se citan a Nietzsche, Dante, Dostoievsky, T.S. Elliot, o los filósofos Wittgenstein y Martin Buber. Con ello, la Iglesia demuestra su apertura a otras formas de preguntar y actuar sobre esa realidad que mueve al ser humano desde las diversas culturas y “credos”. Incluso los “no creyentes” pueden ofrecernos preguntas y cuestionamientos que nos ayudan a madurar esa fe que supera lo dogmático y preestablecido.

La encíclica tiende la mano más allá de los que pensamos tener una fe sólida. Se dirige también a los no creyentes y ateos. Buena parte del documento los tiene como destinatarios. Piensan en ese 13% de la población mundial que no cree en Dios. Por eso, en el segundo capítulo, dedicado a las relaciones entre fe y verdad, ambos discurren sobre ideas que plantean un diálogo abierto y universal. “El hombre tiene necesidad de conocimiento, tiene necesidad de verdad, porque sin ella no puede subsistir”. Llamado de atención sobre un hecho evidente en nuestros días: los grandes avances tecnológicos y científicos parecen ser la gran verdad, y sin embargo, esa verdad no es suficiente para explicar el sentido último del ser humano.

“El amor no se puede reducir a un sentimiento que va y viene…el amor tiene necesidad de verdad, solo en cuanto está fundado en la verdad, el amor puede perdurar en el tiempo”. La fe y la razón son dos términos que no se excluyen, por eso desde los primeros escritos cristianos (los Santos Padres) se ha insistido en esa correlación entre razón (Filosofía) y la Revelación (Teología). Ojalá reflexionemos sobre este documento que nos ayudará a matar nuestro fanatismo.

Comentarios

elQuetzalteco se reserva el derecho a publicar o aprobar cualquier comentario que contenga lenguaje soez, vulgar, discriminativo, racista y/o que no esté dentro de los lineamientos de conducta y lenguaje adecuados. Cualquier usuario tiene derecho a expresar libremente su opinión con respecto al tema de cada artículo, los comentarios con críticas y/o en desacuerdo con lo planteado en ellos no serán borrados siempre y cuando se hagan de forma respetuosa y dentro de lo estabecido por estas normas.

OFITO

Encuesta

¿En esta Semana Santa?

Destacamos

TRABAJOS ESPECIALES

Recorrido-comunitario.jpg

Hazte Fan, búscanos en Facebook

Edición impresa

Mi Región Huehue

Mi Región Toto

Ediciones anteriores